viernes 16 de febrero de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Presión Fiscal

Impuestos distorsivos y coparticipación, ¿cómo afectan a las PyMEs?

En un debate que se dió en el Coloquio de IDEA con los más prestigiosos tributaristas de Argentina se analizó en profundidad el sistema tributario del país. Conocé sus opiniones.
7 de octubre de 2023 - 09:58

Durante el último día del Coloquio de IDEA se llevó adelante un profundo debate sobre el sistema tributario argentino bajo el claim: “Impuestos para una Argentina Competitiva”.

Con los especialistas más prestigiosos del país, la exposición hizo foco en los impuestos regresivos, en la degeneración de los impuestos a lo largo de la historia argentina y en la coparticipación.

En la charla participaron el economista Santiago Bulat; Matías Olivero Vila, Presidente de Lógica; María Inés Del Gener, CEO Deloitte Marketplace Cono Sur; Juan Martín Jovanovich, Socio de KPMG Argentina; Mariela Compagnucci, Gerente de Impuestos en Ledesma; Roberto Murchison, Presidente de Grupo Murchison; César Litvin, Socio CEO de Lisicki, Litvin & Asociados; y Guillermo N. Pérez, Presidente y CEO de Grupo GNP.

Los 3 impuestos más regresivos

Durante su participación, César Litvin, Socio CEO de Lisicki, Litvin & Asociados y líder de impuestos del equipo de Patricia Bullrich explicó cuáles son los impuestos más regresivos que padecen los argentinos.

En primer lugar, aseguró que “el impuesto más distorsivo, el peor de todos los impuestos, es ingresos brutos”.

Y agregó: “el impuesto a los ingresos brutos fue creado en época medieval por los varones feudales, cualquier semejanza con la realidad no es casualidad porque es un impuesto provincial”.

“Es un impuesto regresivo porque es acumulativo, porque se va generando en cada una de las etapas del proceso de la actividad económica y se va repotenciando con un efecto cascada sobre el precio”, explicó.

Y siguió: “otro impuesto muy distorsivo, que afecta nuestra competitividad, es el impuesto a las exportaciones. Es un verdadero absurdo que en el estado de reservas que tiene el Banco Central, donde necesitamos más divisas, castiguemos al exportador”.

Cesar Litvin.jpg
César Litvin, Socio CEO de Lisicki, Litvin & Asociados.

César Litvin, Socio CEO de Lisicki, Litvin & Asociados.

“No lo tiene Chile, no lo tiene Paraguay, no lo tiene Uruguay, no lo tiene Brasil. De hecho, Brasil en la década del 90 lo eliminó y produjo un boom de producción y de exportación”, destacó el especialista.

“Y el otro impuesto que es distorsivo, este es el podio de los tres impuestos más distorsivos, es el impuesto a los débitos y créditos bancarios”, desarrolló Litvin.

“Este impuesto no mide capacidades económicas. Tampoco mide capacidad contributiva. Solamente mide transacciones. Con lo cual afecta también la bancarización y de esta manera se alienta la informalidad”, explicó.

La deuda del fisco con los contribuyentes

Según César Litvin existe una problemática que está afectando a los empresarios y que, lamentablemente, se ha proliferado en los últimos años: el saldo a favor que tienen contribuyentes.

“Estos saldos a favor de alguna manera están vulnerando el principio jurídico que en la relación tributaria entre el fisco, que es el acreedor, y el contribuyente, que es el deudor, se invirtieron los roles de tal manera que hoy el contribuyente es el acreedor del fisco”, explicó Litvin.

Y detalló: “pero es un acreedor que en rigor de la verdad, cuando quiere reclamar su deuda el fisco se enoja. La administración tributaria lo mira con cara de pocos amigos porque se financia a tasa cero con estos saldos a favor”.

“Y lo que hay que hacer es permitir la compensación con todos los impuestos, incluso cargas sociales. Y si no hay posibilidad de compensación que lo devuelvan rápidamente”, concluyó.

Sobre la Coparticipación

Cuando tuvo la oportunidad de exponer Guillermo Pérez, CEO y Presidente de Grupo GNP, abordó el tema de la coparticipación, que el día anterior también lo había tratado la candidata a Presidente de la Nación de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich.

El especialista en impuestos aseguró que “el laberinto de la coparticipación tiene una cantidad enorme de impuestos no coparticipables, lo que hace que haya un juego de poder muy interesante entre la nación y las provincias”

Guillermo Perez.jpeg
Guillermo Pérez, CEO y Presidente de Grupo GNP, en el Coloquio de IDEA. 

Guillermo Pérez, CEO y Presidente de Grupo GNP, en el Coloquio de IDEA.

Para entender la coparticipación, el Guillermo Perez confesó que estuvo más de 5 meses estudiándolo en profundidad 170 años de historia económica Argentina.

Y destacó que “la distribución de nuestros impuestos empezó en el año 1853, con la Constitución, donde las provincias le delegaron a la nación la posibilidad de recaudar impuestos al comercio exterior y correos”.

“Como al Estado no le alcanzaba, empezó a crear un montón de impuestos indirectos y directos que se superponen con las provinciales. Impuestos a la cerveza, a los bancos, a los seguros, a los naipes”, desarrolló.

También afirmó que “hoy la democracia Argentina está completamente en deuda con nosotros. Y la política argentina tiene una deuda política tributaria y una deuda política institucional”.

“La deuda política tributaria es que nuestra coparticipación es absolutamente vetusta, anacrónica y discrecional. Es decir, estamos distribuyendo nuestros impuestos en un barril sin fondo donde sabemos que nosotros ponemos la plata y alguien se lo lleva”, alertó.

Yo creo, de verdad, que si se resuelve el problema de la coparticipación junto a la evasión y al gasto público se resuelve el 100% de los problemas tributarios de Argentina”, disparó el especialista.

También explicó un cuadro muy interesante en el que, de las 23 provincias que tiene Argentina, hay 18 provincias que se ven beneficiadas por el sistema de coparticipación, mientras que la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba son las 4 grandes perdedoras, principalmente CABA y provincia de Buenos Aires por la densidad poblacional que tienen.

“Las provincias del NOA, ¿por qué no crecen? ¿Por qué tienen ese perfil de gasto asistencial crónico?”, preguntó con cierta ironía ante un auditorio lleno que lo aplaudió al final de su exposición.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar