domingo 25 de febrero de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
El futuro del empleo

Actualizar los convenios colectivos de trabajo y los básicos salariales 

La solución que necesitan los sueldos para recuperar la capacidad de compra.
Somos Pymes | Juan Pablo Chiesa
Por Juan Pablo Chiesa 22 de septiembre de 2023 - 13:09

Un mercado laboral sólido requiere de leyes laborales modernas, eficaces, equilibradas, que nivelen la relación empleador-trabajador terminando con el conflicto y los lóbregos de normas anti productivas.

Los convenios colectivos de trabajo y las negociaciones paritarias, hace tiempo, han dejado de ser determinantes a la hora de fijar derechos y obligaciones para el trabajo y establecer salarios dignos que tengan un mínimo de poder de compra.

No obstante, los convenios que arropan a los 6 millones de laburantes privados -dentro de un universo de aproximadamente 300 sindicatos con personería gremial-, no están adecuados a las exigencias del mercado laboral actualmente y la dinámica que el empleo exige en el siglo XXI.

No así las negociaciones paritarias que se han centrado los últimos años, exclusivamente, a la adecuación de los salarios, pero nunca han logrado que este cruce la bandera de llegada antes que los precios.

Es más, se han dedicado a los salarios brutos, nominales, pero nunca han revisado, no solo los convenios, sino las escalas de convenio que muchos desconocen.

El eje del problema con los salarios

Las discusiones salariales han perdido razón; la historia demostró que por más paritarias que fijen, jamás le ganan a los precios.

Por más bonos y sumas no remunerativas, el laburante sigue siendo pobre y no recupera ni recuperará el poder de compra o de tener un valor de referencia de su sueldo.

No hay una fuerte política laboral y se necesitan revisar todos los convenios colectivos de trabajo desde el punto de vista de derecho y obligaciones a las dos partes de la contratación (empleado-empleador).

Lo medular es corregir todos los básicos de convenio que hacen la esencia y el punto de partida de todos los salarios privados de la argentina.

Para poner en contexto porque hay que revisar los convenios colectivos de trabajo: el 30% de los convenios están en vigencia y se mantienen iguales desde 1975.

Hablamos de los principales que arropan el porcentaje mas alto de asalariados (comercio, metalúrgicos, construcción, gastronomía, entre otros).

Un 15% a fines de los 80, como por ejemplo Camioneros. Acá ya tenemos más de la mitad de los laburantes que tienen sus derechos y sus obligaciones con la misma letra de 4 décadas atrás.

La cuestión principal del empleo

No digo que los derechos y obligaciones de los laburantes no lo sean, pero hace muchos años que la médula de la pérdida del poder de compra de los trabajadores y la merma del salario en términos nominales, tiene que ver con los básicos de convenios que estos tienen.

Por más paritarias que se pongan y discusiones salariales para ganarle a los precios, esto nunca va a pasar.

En relación con la revisión de los convenios colectivos de trabajo para aportar mejores y modernos derechos laborales debemos discutir:

*La incorporación de las nuevas modalidades de contratación mediante las TIC y las nuevas tecnológicas

*Adecuar los convenios a los cambios tecnológicos y el trabajo remoto, principalmente la ley de teletrabajo que se aprobó en nuestro país hace 2 años y ningún sindicato la adecuo a sus convenios como la propia ley ordena

*Pasar de un modelo de unicato, tirano y antidemocrático, a un sistema de democracia sindical como lo ordena, no solo la OIT, sino todos los organismos internaciones en materia de derechos laborales.

Cada laburante debe tener el derecho y la opción de afiliarse al sindicato que más le represente o se le antoja y no estar atado al sindicato de turno.

*Prevalecer la autonomía de la voluntad de las partes de la contratación laboral, empleado-empleador, sometiendo solo la intermediación sindical en el caso de que las partes lo requieran y no a mero capricho político o payaseó de los sindicalistas de turno.

La revisión de los básicos de convenio

Se debe incorporar más categorías convencionales adaptadas al trabajo el futuro, como el trabajo remoto, el aprendiz tecnológico, el home office y toda modalidad contemporánea a las nuevas tecnológicas TIC adaptadas a las necesidades de las partes contratantes.

A pesar de la evidencia de la importancia de la productividad laboral, como factor determinante para recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores dependientes, la conclusión es negada y menospreciada por los dueños de los sindicatos que muestran su ambición por el trono en los cargos, algo que los vuelve ignorantes en su función principal: defender trabajadores.

La competencia de los dependientes por el empleo y los empleadores por la fuerza física o intelectual de los dependientes no funciona para nada bien.

Ambas partes, carecen de una real información de lo que necesita el mercado laboral y la producción, esto se llama, falta de seguridad jurídica, para conseguir trabajo y para contratar. Les pasa a las dos partes.

¿A qué se debe esto? Es claro. Tenemos un mercado laboral donde la plataforma normativa acarrea más de 45 años y no se adapta o no se alinea a la 4° revolución industrial, a la globalización, a la modernización y al trabajo del futuro.

La realidad golpea el bolsillo y el poder de compra de todo laburante; la productividad y la inversión de capital humano como factores de crecimiento, es y será totalmente nulo.

En conclusión, un mercado laboral sólido refiere a leyes laborales modernas, eficaces, equilibradas y que nivelen la relación empleadora trabajador terminando con el conflicto y los lóbregos de leyes anti productivas.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar