Edición Nº: | | Dolar: 57,93 / 62,93

México sigue desafiando la política comercial de la Casa Blanca

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, descartó que la reciente imposición de aranceles al acero estructural mexicano por parte de Estados Unidos afecte al tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

"Quiero separar estas medidas y vamos a decir que son decisiones aisladas, que no tienen que ver de manera directa con el tratado de libre comercio, es otro tema", apuntó el mandatario (foto) en la conferencia matutina desde Palacio Nacional.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos resolvió este lunes que existen motivos suficientes -competencia desleal y subsidios- para imponer aranceles al acero estructural fabricado en México y en China.

En respuesta, la Secretaría (ministerio) de Economía anunció que mantendrá su respaldo a las empresas mexicanas que se vean afectadas por la decisión estadounidense.

Acerca de este nuevo conato de guerra comercial abierto por Estados Unidos, el líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) afirmó que este martes se reunirá con su gabinete para tratar el asunto.

Según le explicó Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), esta decisión arancelaria es "distinta" a otras amenazas.

Como el anuncio de finales de mayo -que finalmente no se concretó- de que se aplicaría aranceles a todos los productos mexicanos si no frenaba la migración.

"Sin embargo, vamos nosotros a atender este asunto y ya estábamos viendo lo del tomate, que ha pasado tiempo y afecta a los productores nacionales", agregó el presidente.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. El mercado laboral sigue creciendo en Estados Unidos
  2. China le hizo un pedido a Estados Unidos para concretar el acuerdo comercial

El pasado 7 de mayo, Estados Unidos anuló la aplicación del Acuerdo de Suspensión del Tomate, vigente desde 1996, que suspendía la aplicación de las leyes estadounidenses antidumping (contra la competencia desleal) al sector del tomate mexicano.

"Tenemos informaciones, porque tenemos responsabilidades, que en el caso del tomate en especial hay intereses políticos-electorales, en particular en Florida" y vinculado a un legislador, aseveró.

El mandatario consideró que en el tema del tomate es "injusto completamente".

Y anunció que este miércoles, también en la conferencia matutina, se llevará a cabo una presentación de la situación con la presencia del canciller, Marcelo Ebrard, y de la secretaria de Economía, Graciela Márquez.

Cuestionado sobre la relación con Estados Unidos y Donald Trump, reiteró que esta es "muy buena" y se mostró "con confianza" para enfrentar "este nuevo desafío" arancelario.

"Nos escuchan y hay respeto al Gobierno de México", agregó el presidente.

Fuente: EFE