jueves 11 de abril de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
BCR 

Detectan "señales de agotamiento" en el consumo de carne

En 2023 se había producido un aumento del 7% respecto del 2022.

Somos Pymes | Redacción Somos Pymes
Por Redacción Somos Pymes 18 de marzo de 2024 - 18:08

La caída en el consumo per cápita de carne vacuna se profundizó entre enero y febrero de 2024, al llegar a los 44 kilos.

En el bimestre anterior, el rubro había escalado a los 48,5 kilos, a pesar de los precios estables, de acuerdo a un informe publicado por el mercado ganadero Rosgan en base a datos de la Bolsa de Comercio de Rosario.

La trayectoria del consumo de carne

La BCR puntualizó que las ventas de carne vacuna comenzaron a mostrar "señales de agotamiento" caracterizada por una tendencia decreciente con precios reales estables.

En términos per cápita, según datos oficiales, en 2023 el consumo de carne vacuna alcanzó los 52,4 kilos anuales, registrando un aumento del 7% respecto de los 49 kilos per cápita resultantes en 2022.

En tanto que, en materia de precios, contrariamente a lo percibido por el consumidor, el precio real -descontando el componente inflacionario- registró una baja promedio del 7% anual.

En este sentido, Rosgan consideró que la estabilidad que se viene observando en los precios reales de la carne vacuna en un contexto de menor oferta aparente destinada al mercado doméstico, "da cuenta de la resistencia del consumo a convalidar nuevos aumentos de precios aun debiendo limitar la ingesta de este tipo de carnes, algo que no se observaba de manera contundente en el consumidor argentino".

Demanda y oferta de carne

A pesar de la suba estacional que suele marcar el precio de la carne de marzo a junio, y frente a un escenario en el que se proyecta una oferta total sensiblemente menor a la registrada el año pasado en un contexto de sequía, es esperable observar precios relativamente estables.

"Ahora el consumidor dispone de otras carnes más económicas, como la carne de pollo o la de cerdo que vienen ganando cada vez más participación en la ingesta total", reflejó el informe.

El estudio se refirió a la decisión de la Secretaría de Comercio de reducir los impuestos a la importación de alimentos y productos de la canasta básica con el objetivo de bajar los precios.

Rosgan estimó que si bien en el caso de la carne vacuna no se espera un efecto directo por ingreso de producto, sí se espera sentir el impacto de una mayor oferta de otras carnes, especialmente de cerdo, cuyos valores más económicos ya generan una fuerte competencia en los mostradores.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar