martes 23 de julio de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Pitch de ventas

¿Por qué fidelizar al cliente es una pérdida de tiempo?

No importa lo que uno diga, lo único que importa es lo que entendió o sintió el consumidor.

Somos Pymes | Gonzalo Otalora
Por Gonzalo Otalora 12 de junio de 2024 - 13:14

¿Por qué fidelizar al cliente es una pérdida de tiempo? Es cierto, parece una pregunta vende humo.

Pero si me das unos minutos de tu atención, te demostraré por qué no lo es.

Los clientes son fieles a sus intereses, no a tu marca. Esta es una verdad dolorosa, y aún más en tiempos de crisis.

Por eso, poner el foco en fidelizar al cliente, muchas veces es una pérdida de tiempo. O una búsqueda de lo casi imposible.

Muchas empresas hacen esfuerzos enormes para ganarse esa fidelidad, pero los clientes no compran SOLO por la experiencia favorable del pasado, también compran por la expectativa favorable a futuro.

Compran más por lo que van a ganar a futuro, que por todo lo que hizo la marca en el pasado.

Ahora, si tu marca no hizo nada por tu cliente en el pasado, y tendrás menos chances de inclinar la balanza hacía vos.

¿Por qué no conviene perder el tiempo en fidelizar al cliente?

No se trata de arrojar al retrete todo el esfuerzo que hiciste. Que seguro fue mucho y fructífero. Pero nunca será suficiente.

El gran desafío en momentos de crisis es…

Entender cuáles son los intereses de tus clientes, qué es lo que realmente los mueve y ajustar tu propuesta de valor, para que tu marca siga siendo fiel a tu cliente, y no al revés.

Este cambio de postura y enfoque resuelve dos cosas…

Evitar esa sensación de queja y odio frente a todo lo que hicimos por un cliente y que ahora le compre a la competencia.

Dar por hecho que va a suceder y trabajar para evitarlo nos prepara para responder rápido en vez de quejarnos o ponernos de mal humor.

Y tercero y más importante aún, entender y comprender que la fidelidad no existe, sino que todos los días, cada contacto que tengamos con el cliente en todos los canales, tenemos que adecuarnos a lo que quiere hoy, más allá de lo que hicimos por él en todo este tiempo.

Conclusión

En vez de poner mis esfuerzos para fidelizar, debo enfocarme todos los días en preguntarme si lo que estoy haciendo por el cliente es lo que necesita hoy, para que me compre y me sea fiel.

Hay una máxima en la comunicación que dice, que no importa lo que uno diga, lo único que importa es lo que entendió o sintió el cliente.

La gran pregunta que te hago es… ¿Hoy tu cliente, siente que vos estás siendo fiel a lo que necesita hoy?… o ¿Estás anclado en los laureles del pasado?

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar