jueves 16 de mayo de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Generación de empleo

Necesitamos una reforma laboral de verdad

Por qué Argentina está imperiosa de una verdadera modificación de la legislación actual.

Somos Pymes | Juan Pablo Chiesa
Por Juan Pablo Chiesa 14 de mayo de 2024 - 12:13

El capitulo de la Ley Bases que tiene media sanción en Diputados y que se debate en el recinto del Senado, lejos está de una reforma laboral o una modernización del derecho del trabajo.

Argentina está necesitada de una verdadera reforma el sistema laboral argentino, de sus escasas 14 leyes del trabajo y por supuesto, revisar y modificar las leyes 14.250 y 23.551, las dos normas que engloban el derecho sindical argentino.

Una reforma laboral de verdad

Lo necesario e ideal es un código del trabajo donde tengamos unificado en un solo cuerpo normativo todas las leyes laborales y sindicales (como si tienen las leyes civiles y comerciales en el código civil y comercial de la Nación).

Esto dará al mercado del trabajo fuerza normativa y reunir en un solo texto las bases del ordenamiento jurídico en materia laboral y sindical.

En materia de reforma, modernización y actualización a la cuarta revolución industrial, la era tecnológica, la Inteligencia Artificial y porque no, la robótica, la Argentina exige imperiosamente actualizar el mercado del trabajo.

Tres factores son las claves medulares del trabajo del futuro:

1. Políticas públicas de empleo. En Argentina trabajo sobra, hay mucho trabajo, lo que no tenemos es empleo genuino.

Recordemos la diferencia entre trabajo y empleo. La primera es la actividad física o intelectual que las personas realizar para un fin determinado o cierta actividad y esta puede ser remunerada o no.

El empleo es en si mismo la ocupación de una actividad a favor de otra persona siempre con la finalidad de sea retribuida.

Hace 22 años que el empleo privado (personas con recibo de sueldo en blanco) no crece.

Tenemos 6 millones de dependientes blancos. Número que no se mueve no por el tema de las indemnizaciones ni la industria del juicio.

Los empleadores en argentina tienen pánico al costo laboral. Esto es lo que le sale un dependiente en materia de cargas sociales.

Siempre comento que mis clientes (gastronómicos, pizzeros, gráficos, plásticos) me piden dar de alta a un empleado nuevo, solo preguntan ¿Cuánto me sale a fin de mes?

2. Reformar y, a su vez, unificar en un solo cuerpo normativo las leyes laborales.

Las leyes laborales en Argentina no son más de 14. Todas son vetustas y anticuadas, situadas en una época diferente del país y el mundo.

Unificar las leyes laborales no solo le va a dar al mercado eficacia y dinamismo legislativo, sino que lo medular es tenerlas a la vanguardia de la era tecnológica y de la IA.

Por ejemplo, modificar la presunción laboral del art 23 de la LCT por la autonomía de la voluntad a la hora de contratar, a la hora del desarrollo del vínculo y por supuesto, autonomía de la voluntad a la hora de finalizar la relación de dependencia.

Terminar con el unicato sindical y pasar, como resto del mundo, a una democracia sindical donde al empleado se le permita aportar donde se le plazca y no se lo obliga a retener determinado % de su sueldo bruto; conservar la indemnización por despido, pero tener otra alternativa de indemnización a voluntad de las partes (empleador-empleado).

Contar con un período de prueba eficaz pero prorrogable a voluntad y consenso de las partes.

Reglamentar la ley de teletrabajo y crear una ley de trabajo a distancia, remoto, dependiendo la actividad y las circunstancias del empleo.

En materia de sanciones, se aplicarán a los empleadores que no registren a sus dependientes o lo hagan de manera parcial en cuanto a su sueldo y no le respeten su real fecha de ingreso.

La creación de un mecanismo eficaz, expedito y práctico que sirva de herramienta al empleado para que de inmediato se denuncie la irregularidad sufrida sin caer en la burocracia de acudir a un abogado/sindicato (donde siempre una tercera pata es multitud), enviar telegrama, forzar el vínculo laboral y esperar años que un juez dicte sentencia.

3- Una profunda modificación de la ley 24.714 del régimen de asignaciones familiares, la ley 19.032, donde se crea el PAMI y la ley 24.013 de empleo.

Pocos sabemos esta situación que es medular para que haya empleo. Estas 3 leyes obligan al empleador a pagar mes a mes al Anses, al PAMI y al Fondo Nacional de empleo.

Solo en estos tres institutos va el 7,2% el sueldo bruto de cada empleado.

Hace años me pregunto: ¿Por qué el sector privado financia esos organismos? En ningún país del mundo son financiados por el privado.

Los empleadores deben tener sus cargas sociales, que son los aportes que retiene el empleado del 17% (11 a la jubilación, 3 al PAMI y 3 a la obra social) y las contribuciones del empleador a la jubilación, la obra social y la ART con su seguro de vida.

Eliminando los artículos que obligan a financiar esos institutos, el empleo volverá a crecer y los 10 millones de empleados registrados serán blanqueados.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar