sábado 13 de abril de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Javier Pap

Tiene una PYME de ascensores y alerta por la falta de financiamiento: ¿Qué problemas padecen los consorcios?

16 de mayo de 2023 - 12:16

En esta línea, el estado de los ascensores debería ser una de las mayores preocupaciones, ya que se estima que sin su existencia los edificios no superarían los cinco pisos en promedio.

Pero en una entrevista con Javier Pap, el dueño Ascensores Pap, una de las principales PYMES argentinas del rubro, se destaca que el estado de los mismos no es de los mejores y la falta de financiación hacia los consorcios la vuelve una problemática de difícil solución.

–¿Cómo se encuentra el parque de ascensores argentino?

–Siempre lo resumo con el mismo ejemplo: cuando uno va a un edificio de Recoleta, el auto más viejo tiene 2 ó 3 años de antigüedad, pero resulta que todos allí se elevan con ascensores que tienen 40/50 años de antigüedad y nunca fueron actualizados.

Una realidad que se representa en casi todos los barrios de la ciudad y es uno de los grandes problemas del sector.

Javier Pap explicó en esta entrevista con SOMOS PYMES que “en Argentina una modernización es entendida como cambiar el revestimiento de la cabina, ponerle una puerta más linda, un poco de acero inoxidable, espejo, un barral y piso de granito, reemplazar cables y poner un control de maniobras nuevo. Capaz botones con braille y las pantallas que van indicando el piso”.

Pero agrega: “En cambio una modernización en Europa es literalmente dejar el hueco del ascensor vacío y poner uno completamente nuevo”.

–¿Cuál es la mayor dificultad para avanzar en este sentido?

–Sin duda es el poco acceso a financiación por parte de consorcios y administradores que no cuentan con líneas de crédito privado ni ayudas públicas en este sentido.

O sea que dependen exclusivamente del bolsillo de los propietarios, quienes muchas veces no entienden la importancia.

Es normal escuchar el argumento de "nunca falló", y en estas cuestiones no se puede esperar a que falle, porque el día que suceda alguien se quedó encerrado o se cayó una criatura.

Javier sostiene que es difícil hacer entender a sus clientes el desgaste que una maquinaria tan usada como los ascensores puede tener.

“Es como pensar en la manija de un auto que solo se usa para pasear contra la de uno que presta servicio de taxi, seguramente la de este último a los dos años va a estar floja, con juego y hasta con algún arreglo encima”, ilustra.

Y añade “lo mismo pasa con un ascensor. A lo mejor la cerradura del primer piso es la que menos sufre porque esos vecinos usan mayormente las escaleras, pero la de planta baja que es de la que salen y entran todos y tiene una cantidad brutal de accionamientos al día, ni hablar al año”, sigue Pap.

Pensándolo de esa forma un edificio de diez pisos con tres departamentos promedio estaría utilizando el ascensor más de 500 veces al día, lo que equivale a 15.000 veces al mes y más de 180.000 al año, “pensar que no tiene desgaste es una locura”, insiste con advertir Javier.

–¿Cómo influyen en este sentido las normativas de seguridad?

–Existen muchas normativas y certificaciones, incluso un comité de seguridad que las actualiza según las sugerencias de los empresarios.

Pero no existe una reglamentación sobre el vencimiento de las piezas por ejemplo. Por lo tanto es lógico que nadie quiera invertir y siempre la responsabilidad termina cayendo sobre el administrador, el propietario o el conservador en muchos casos.

Sobre esto Javier explicó la reglamentación que el Gobierno de la Ciudad implementó para exigir el cambio de las puertas tijeras en los ascensores de la ciudad (Decreto 438 1996).

Algo para lo que no se tuvo en cuenta que “sí tenías que cambiar todas las puertas tijeras de todos los ascensores de todos los edificios, no había fábrica argentina que pudiera garantizar, ni siquiera a lo largo de varios años, esta reposición”.

Hizo énfasis que por esa razón fue que finalmente la ordenanza no fue derogada y nunca se aplicaron las multas, dejando un vacío legal por lo cual ahora los seguros no se hacen cargo incidentes en este tipo de elevadores.

Asimismo Javier explicó que “otro de los problemas es la dificultad para conseguir insumos importados”. Más del 60% de los elementos no son fabricados en el país.

“Si tenemos que modernizar un equipo, la cuestión de tiempos es puro azar, y da lugar a las priorizar casos críticos como clínicas y centro de rehabilitación; dejando a muchos ascensores fuera de servicio por falta de insumos”, suma sobre esta situación crítica.

–¿Cómo fue que decidieron emprender en el rubro de los ascensores?

–Todo empezó con mi abuelo paterno que era bobinador de motores eléctricos y un día de 1972 le pide a uno de sus proveedores si podía tomar como empleado a su hijo. Así fue que mi papá empezó a trabajar en la empresa Otis, llegando a instalar más de 1.000 equipos en todo el país.

Cuando en 1978 la empresa cierra su fábrica modelo, muchos ex empleados se animaron a seguir con el oficio de forma independiente creando sus propias empresas. Ese fue el caso de mi papá que junto a dos socios fundó Tecno Vertical SA.

En 2001 Javier se animó a dar el gran salto y crear la empresa familiar “Ascensores Pap”.

“En ese año compramos las instalaciones y recién en 2005 las pusimos en funcionamiento, por las cuestiones del dólar”, contó Javier sobre aquella época.

–¿Cómo es tener una empresa familiar y cómo es emprender en argentina?

–Cuesta conseguir el equilibrio entre familia y trabajo, pero la experiencia siempre fue positiva.

En Argentina las empresas familiares somos las que realmente damos trabajo genuino de forma permanente, nosotros ya tenemos incluso hijos de empleados trabajando para nosotros y eso representa nuestro espíritu, que entiende a la empresa como una familia en sí misma.

Y emprender es una pasión, hacerlo en Argentina tiene sus dificultades pero es algo que elijo todos los días.

Ascensores Pap instaló más de 100 equipos, hizo más de 30.000 servicios de mantenimiento y mueve verticalmente a más de 9 millones de personas por día.

 

Facundo Eneas Gárriz es redactor de SOMOS PYMES y emprendedor.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar