jueves 29 de febrero de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Paula V Jankowicz

Management para PYMES: Consejos para manejar herramientas de administración

7 de abril de 2023 - 19:39

Por Paula V. Jankowicz. En general se cree que los sistemas de Management profesional fueron creados para grandes empresas y es por eso que muchas PYMES no creen estar en condiciones de aplicarlo.

Sin embargo, estos sistemas también pueden ser implementados en el desarrollo de pequeñas y medianas compañías.

Hay muchas herramientas del Management como la definición de estrategias, el desarrollo de proveedores y clientes, el planeamiento financiero y de la producción, el organigrama funciones y responsabilidades, entre otros, que no requieren de una gran complejidad para su implementación pero la clave es que el empresario PYME tiene que estar decidido a querer utilizarlas, darse el tiempo y capacitarse para poder hacerlo.

Claves fundamentales

La complejidad en la conducción y gestión de las PYMES se observa, fundamentalmente, por la falta de delegación que se refleja en una excesiva centralización en la toma de decisiones.

De esta forma, el propietario de la compañía se transforma en un “cuello de botella” para la organización.

La habilidad de delegación significa dispensar responsabilidades y asignar autoridad a una persona para llevar a cabo determinadas actividades e implica acompañar en el trabajo que se delega, ayudar a corregir los errores y realizar un seguimiento.

Para que sea exitoso es fundamental transmitir confianza a quien se le encomiendan las actividades y el dueño o director no debe hacerse responsable de todo el proceso.

En este sentido, en todas las compañías existen tareas operativas y fáciles de aprender que no requieren demasiado control que son las más fáciles de delegar, sin embargo también hay que aprender a delegar aquellas tareas con mayor grado de responsabilidad que son las más difíciles.

Por otro lado, la falta de división de tareas es otro de los factores que dificulta la conducción de una PYME.

En este sentido, en los casos donde los fundadores comenzaron su actividad como empresas unipersonales (o de muy pocas personas) suele observarse que todos los integrantes hacen todas las tareas.

Al incorporar personal en esos casos se trata de cubrir ciertas necesidades pero, muchas veces, no se hacen de forma ordenada o con una definición de puesto de trabajo, sino que las tareas que generalmente tiene que hacer son copia de otro integrante de la empresa.

Es decir, así todos siguen haciendo todo. Esta situación genera un conflicto donde se superponen las tareas y, en muchas ocasiones, se inutilizan recursos ya que dos o más personas deben responder a una misma solicitud, por ejemplo.

Contingencias situacionales

Por otro lado, la complejidad en la conducción y gestión de las PYMES se debe a los constantes cambios en el mercado y su marco normativo.

La inestabilidad del país y los cambios repentinos llevan a tener que estar muy atento para no quedar afuera y no perder competitividad.

La falta de acceso al crédito, la falta de capacitación y la falta de planificación en las organizaciones son otros factores que dificultan la gestión de las PYMES.

Por esto, quienes realizan capacitaciones empresariales pueden adaptarse más rápido (y de mejor manera) a su cargo de director de la organización.

Para finalizar, otra situación crítica en el crecimiento de una PYME es el cambio generacional ya que la mayoría son negocios nacidos de la iniciativa de un emprendedor.

Con el tiempo, la persona tiene la necesidad de incorporar directivos profesionales que gestionen el éxito del negocio o, a debe dejar la empresa en mano de sus sucesores.

Por lo general, este problema resulta más grave en las empresas que están pasando de primera a segunda generación, pues en ellas el fundador de la empresa suele ejercer una influencia muy poderosa al reunirse en esta persona las cualidades de dueño y gerente en forma simultánea.

Sus naturales temores a la muerte, pérdida del poder y actividad laboral, luego de décadas en la cima de la empresa, lo llevan a resistirse normalmente a la sucesión.

Los empleados antiguos que han trabajado toda una vida al lado del fundador también se resisten a veces al cambio generacional en la empresa porque temen que de alguna manera esto pueda implicar que los nuevos directivos dispongan el alejamiento de alguno de ellos.


Paula V. Jankowicz, licenciada en Comercialización con MBA en Administración, gerente de Administración y Finanzas de Mehcco S.A.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar