viernes 16 de febrero de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Tomás Machuca

Hizo realidad su sueño gracias las canilleras personalizadas con carácter sustentable

5 de abril de 2023 - 17:31

En solo cuatro años, la vida Tomás Machuca dio un giro de 180 grados. Pasó de ser un adolescente con una idea a liderar un proyecto único a nivel local.

Junto a su amigo, Valentino Visutti, crearon de Fenikks, una PYME que fabrica canilleras de fútbol a partir de materiales reciclados.

El emprendimiento que tiene como horizonte la economía circular emplea a una decena 10 personas y tiene una producción mensual de 15 mil pares de canilleras.

La génesis del proyecto

En una entrevista con SOMOS PYMES, Machuca reveló cómo surgió la idea y los obstáculos que debió traspasar en medio de la pandemia.

“Arranque hace cuatro años, a los 17, mientras cursaba el último año de la secundaria. Nací en un barrio desfavorecido llamado República de la Sexta, entre el intelecto de la Universidad Nacional de Rosario y el acomodado Barrio Martin”, relata el protagonista de la historia.

“Nos la rebuscábamos vendiendo películas y chatarra u organizando partidos de fútbol. Teníamos en mente tener nuestro propio dinero”, recuerda.

Sobre el momento en que se prendió la lamparita, el emprendedor contó: “Yo jugaba al fútbol porque quería sacar a mi familia adelante y en un partido me rompieron las canilleras".

"Como no tenía plata para comprarme unas nuevas, agarré un pedazo de balde, corté el plástico con una sierra y lo fui moldeando con un secador de pelo. Además les pegué a las canilleras un diseño que había hecho en la computadora y le coloqué unas gomas en los bordes para que amortigüe el golpe”, detalló.

“Al día siguiente las llevé al club y todos me preguntaban donde las había conseguido. Les respondí que las vendía un tío de capital porque me daba vergüenza decir que me las había hecho porque no tenía plata para comprarme unas nuevas”, admitió Machuca.

“Un año después empezamos a hacer canilleras personalizadas con tubos de PVC y pedazos de balde que encontrábamos en las obras de construcción. El primer par lo vendimos en 2019 a 450 pesos. En ese momento de manera manual producíamos 300 canilleras por mes”, subrayó.

Acerca de la progresión del negocio en los últimos años, el emprendedor explicó: “Reciclábamos todo pero no teníamos idea lo que era un modelo de negocio o estrategia en redes sociales. Con el tiempo fuimos aprendiendo”

“Llegó un momento que estábamos cansados de todo ese trabajo de reciclado y ahí nos dimos cuenta de la posibilidad de reciclar tapitas. Y empezamos a desarrollar ese sistema productivo”, advirtió el empresario de 21 años.

“Contactamos a la empresa de Córdoba Ecolif que nos facilita la inyección del plástico y la logística, y nosotros nos encargamos del diseño del producto y el posicionamiento de la marca”.

Rol en la comunidad

Después de fundar la PYME, Machuca creó un club en su barrio que tiene como finalidad la prevención y contención de jóvenes en términos de exposición a la violencia y el delito.

“Al principio vendíamos solo de manera presencial, es decir cara a cara con el cliente y a través de redes sociales”, comentó el rosarino a SOMOS PYMES.

“Más tarde hicimos acuerdos con diferentes clubes, para que tuviesen un ingreso de un producto sustentable. Nos dimos cuenta que la mayoría de los clubes del fútbol argentino no son conscientes de hacer sustentables los residuos que se originan por ejemplo en los partidos o en los entrenamientos”, observó el entrevistado.

“Por eso, para darle un uso productivo a todo esos residuos les propusimos puntos de recolección en los estadios o centros de entrenamientos. Las personas depositan las tapitas, nosotros las convertimos en canilleras y los clubes las venden a través de sus tiendas oficiales y online. El sistema de venta es de consignación. Cobran una vez que el producto se vende. Para el club tiene costo cero”, advirtió Tomás.

“Ahora tenemos convenios con Estudiantes de La Plata, Newell’s, Defensa y Justicia, Unión, Argentinos Juniors y estamos conversando con San Lorenzo, Talleres, Instituto, Belgrano y Huracán”, graficó Machuca.

“Por cada par que se vende, se le entrega un par de regalo a los jugadores de inferiores que llevan su tapita o en las iniciativas sociales de los clubes. Así los chicos más necesitados pueden acceder a un par de canilleras”, celebró el emprendedor.

“Ahora somos diez personas trabajando y producimos 15 mil canilleras por mes a todo el país. Tenemos dos modelos, uno se vende a 4.250 pesos y otro a 6.250 pesos”, concluyó.

Redacción: Mauro Torres

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar