Edición Nº: | | Dolar: 126,07/ 132,07

Remarcan que la inversión mundial en energía crecerá 8% durante 2022

La Agencia Internacional de Energía (AIE) estimó que la inversión global en energía crecerá este año un 8% y totalizará los US$ 2.400 millones, motorizada, especialmente, por la energía limpia.

El crecimiento en la inversión, no obstante, “es insuficiente para atacar las diferentes dimensiones de la crisis energética actual y para allanar el camino hacia un futuro con mayor seguridad energética y con mayor sustentabilidad”, subrayó la AIE en su reporte anual de Inversiones Energéticas Mundiales.

Del mismo modo, la entidad advirtió que el avance en el gasto en las renovables es desigual, con la mayoría del mismo concentrado “en economías avanzadas y China”.

La coyuntura político-económica

“No podemos ignorar ni la crisis energética global ni la crisis climática pero la buena noticia es que no tenemos que elegir entre ellas, tenemos que enfrentarlas al mismo tiempo”, manifestó en un comunicado Fatih Birol, director de la AIE (foto).

Para el ejecutivo, es necesaria una mayor inversión en las energías renovables para “aliviar la presión en los consumidores que enfrentan el alto costo de los combustibles fósiles, fortalecer la seguridad energética y cumplir con las metas climáticas”.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Estiman que la demanda mundial de petróleo será menor a la prevista
  2. China logró un récord de producción de carbón y gas

En ese sentido, si bien la inversión en los renovables creció 2% anual en los cinco años posteriores al Acuerdo de París de 2015, desde 2020 dicho ritmo se aceleró a un 12%, que, en el caso de las baterías, autos eléctricos y sistemas solares, “es a un ritmo consistente con las metas globales de emisión cero de 2050”.

Para ello, fue clave el incentivo fiscal gubernamental y el crecimiento de las denominadas “finanzas sustentables”.

Oportunidades para los emergentes

Sin embargo, el organismo conformado por 31 países miembro y 10 asociados –entre ellos, la Argentina- aclaró que casi la mitad de la suba anual de 8% en los gastos energéticos, se debe, en realidad, a los mayores costos en el sector, incluyendo a la fuerza de trabajo y materiales como el cemento, el acero y los minerales.

Del mismo modo, “el gasto en renovables en economías emergentes y en desarrollo continua estancado en niveles de 2015”.

“Se necesita hacer más, incluso por parte de las instituciones internacionales de desarrollo, para motorizar estos niveles de inversiones y reducir las divergencias regionales”, reclamó el organismo.

Otro punto negativo del reporte es el crecimiento de la inversión en carbón –una de las fuentes energéticas más contaminantes- la cual avanzó 10% en 2021 con un nivel similar esperado para este año.

En las últimas semanas, países europeos como Alemania, Italia, Austria y Países Bajos, frente a la reducción de las importaciones de gas de Rusia, anunciaron planes para reactivar sus plantas de carbón ante el riesgo de que recrudezca la situación.

Si bien la suba en los precios de los fósiles está generando problemas en muchas economías, las “rentas inesperadas sin precedentes” para los productores de petróleo y gas generan, según la AIE, “una oportunidad única para que estas economías se transformen y para que las firmas energéticas diversifiquen sus gastos”.