Edición Nº: | | Dolar: 126,07/ 132,07

Repudio generalizado de tributaristas al impuesto a la "renta inesperada"

El nuevo mecanismo impositivo que el Gobierno nacional diseñó para reducir el déficit fiscal fue criticado por los expertos del rubro, en virtud de que Argentina ya tiene una presión tributaria insostenible.

La semana pasada, el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció que enviará un proyecto de ley al Congreso para gravar la "renta inesperada producto de la guerra" entre Ucrania y Rusia.

La iniciativa plantea una alícuota sobre el componente de esa utilidad que se enfoca en un conjunto de empresas con ganancias netas imponibles altas superiores a los 1.000 millones de pesos, que en 2021 fue de solo el 3,2% de las empresas.

Los criterios para la imposición de la alícuota incluyen que la ganancia neta imponible real tiene que haber crecido en forma significativa en 2022 respecto a 2021.

Además, se incluirá un parámetro para que si la renta inesperada se canaliza hacia la reinversión productiva, la alícuota será menor.

La opinión de los expertos impositivos

Al respecto, el tributarista César Litvin detalló que “las empresas con renta ‘inesperada’ ya están tributando ganancias por casi el 40%".

"Es un título inédito en toda mi vida de tributarista. Es una carga tributaria corporativa muy alta comparado con otros países. Y si a esto le quieren aplicar más cargas tributarias, sería de una gran irracionalidad", subrayó el referente del rubro en una entrevista con SOMOS PYMES.

"Es una imposición a las corporaciones, cuando en realidad, en el mundo, se está tratando de atraer inversiones luego de la crisis por la pandemia, para generar empleo”, puntualizó el experto.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Saenz Valiente: "En Argentina lo inesperado es tener renta"
  2. Spotorno: "El impuesto a la 'ganancia inesperada' lo terminamos pagando nosotros"

Al respecto, Litvin ilustró que “entre Nación, Provincia y Municipios, hay 165 impuestos en la Argentina, es un montón, por eso es un sistema tributario muy complejo. Y en los últimos dos años de la pandemia, se han creado 22 tributos".

"Es un enorme traspaso de dinero del sector productivo al público. Este no es el camino, ya se viene haciendo varios años y no ha dado resultados porque sigue habiendo pobreza, falta de inversión, etc”, argumentó el tributarista.

Un triste registro para Argentina

"Los países vecinos están por debajo del 40% y Argentina alcanzo el 106,30%. Es decir que el Estado gana más que una empresa y sin correr riesgos de una inversión de capital”, reflejó.

“Un informe del Banco Central que compara datos entre 2020 y 2019, establece un ranking de las cargas impositivas nacionales, provinciales y municipales", recordó Litvin.

“En ese sentido, Argentina figura penúltimo en la clasificación, solo superado por la Isla de las Comoras (África). Así es muy difícil que un inversor venga a la Argentina”, remarcó.

Por su parte, el tributarista Iván Sasovsky afirmó que “si se aplica la renta inesperada, se va a trasladar de manera directa a los proveedores de estas empresas".

"Las compañías tienen un margen de ganancias, y en base a eso se desarrolla la actividad empresarial. Eso está dado por los ingresos, menos los gastos y los impuestos. Si aumentan los impuestos le achicas el margen de ganancia a la empresa”, sentenció.

El impacto sobre la gente

“La única forma que las empresas tengan la ganancia inicial, es trasladando ese costo, a los productores. Ya está comprobado que los impuestos se traslada a los precios. Por lo tanto perjudica a los pequeños productores”, exclamó.

En una entrevista con SOMOS PYMES, el experto dijo que “la renta inesperada se piensa para pocos, pero repercute en todos”.

“A medida que avance la inflación y la devaluación, el universo de empresas que van a pagar la renta inesperada va a ser aún mayor, porque la mayoría factura en dólares y este nuevo impuesto es sobre los montos en pesos”, anticipó.

Por su parte, Martín Litwak, abogado especializado en planificación patrimonial internacional y estructuración de fondos de inversión, opinó que "sumar tributos cercena las posibilidades de producción, de ahorro, de consumo, de empleo".

"Cualquiera de las decisiones que tome, por ejemplo, un empresario al ver que el Estado le quita parte de sus ingresos (desinversión, desempleo, inflación) perjudica instantáneamente al que menos tiene, y al país. Por eso, un tributo que recaiga sobre las ganancias es otro impuesto a la pobreza futura, como el impuesto ordinario (no hay error, no falta el “extra”; fue una ordinariez) que llamaron "solidario", afirmó.

La ganancia sobre la ganancia

"En otras palabras, así como el aporte solidario fue un nuevo impuesto a los bienes personales, el impuesto a las ganancias inesperadas es un nuevo impuesto a las ganancias”, aseveró el letrado en charla con SOMOS PYMES.

“Ya demostró este Gobierno, y muchos otros en Argentina y demás países, que mayor recaudación no implica mejor calidad de vida ni crecimiento ni producción", criticó.

"Más aún, muchas veces sucede lo contrario, y una rebaja de impuestos es la herramienta tributaria necesaria para genera mayor recaudación", añadió.

"Lo reconocieron los países que decidieron reducir o quitar impuestos porque la pérdida en inversiones era mayor que la recaudación obtenida, como explicó por ejemplo el ministro de Economía francés, en 2017, cuando le preguntaron por qué habían dado marcha atrás con el impuesto al patrimonio”, ejemplificó Litwak.

“Existen herramientas de estructuración (como el trust y la mudanza internacional, por citar algunas) a las que muchas de esas personas, ante el temor de que impongan”, precisó el abogado.

Producción: Rodrigo Porto
Redacción: Mauro Torres