Edición Nº: | | Dolar: 61,44/ 66,44

La confianza del consumidor en Brasil llegó a su menor cifra en 3 años

La confianza de los consumidores en la economía brasileña se derrumbó en marzo al caer 7,6 puntos por culpa del coronavirus y se ubicó en 80,2 puntos, la tasa más baja del indicador en los últimos tres años, de acuerdo a un estudio privado.

El índice registrado en marzo fue el más bajo desde enero de 2017, cuando se ubicó en 78,3 puntos y con él, el indicador acumula una pérdida de 11,4 puntos en el primer trimestre de 2020.

De acuerdo con la Fundación Getulio Vargas (FGV), responsable de la medición del índice mensualmente, preocupa el panorama para los próximos meses porque el impacto económico y social del COVID-19 para la potencia sudamericana será fuerte.

Aunque el bajonazo se profundizó en marzo por la influencia del coronavirus, la caída pudo ser mayor, ya que dos tercios de la información recopilada para el estudio se realizó antes de las medidas de restricción impuestas por las autoridades brasileñas para evitar la propagación del virus.

NOTAS RELACIONADAS:

¿Cómo afecta el coronavirus a la economía en América?

El Banco Central del Brasil volvió a reducir la tasa de interés

Según la FGV, el impacto fue mayor en Río de Janeiro, mientras que en Sao Paulo, la ciudad más poblada de Brasil -con 44 millones de habitantes- y las más industrializada, ya se hacía a la idea por ser la metrópoli que presentó no solo el primer caso sino la que ha registrado el mayor número de contagios y muertes por la COVID-19.

"Aunque es difícil imaginar una recuperación de la confianza en el horizonte visible, esperamos que el éxito de las medidas de aislamiento para reducir la propagación del virus pueda contener al menos parte del desánimo que vendrá con la caída del PIB y el aumento del desempleo", aseguró Viviane Seda Bittencourt, coordinadora de sondeos de la FGV.

La incertidumbre generada por la caída de los precios del petróleo y el aumento en el número de contagios del coronavirus contribuyeron al aumento del pesimismo de los consumidores brasileños con respecto al futuro de la economía del país.

El estudio prevé un escenario económico difícil para los próximos meses, con un aumento de desempleo por una reducción en la oferta laboral, lo que conllevará un empeoramiento en la situación financiera de las familias.

Fuente: EFE