Edición Nº: | | Dolar: 55,15 / 59,15

Se recibió de emprendedor al inventar una cerveza para deportistas

Entre los participantes del boom de la cerveza artesanal hay un fanático de la navegación y de la escalada.

Desde sus cuarteles en Del Viso, a mediados de 2018, Cristian Codoni (foto) empezó a pensar cómo podía hacer una bebida apta para deportistas como él y así, de paso, diferenciarse de algunos de sus competidores .

Ocho meses después, en marzo de este año, nació Squalus, una cerveza sin alcohol y reducida en calorías apta para deportistas que se comercializa en dos versiones. Una es la proteica, con proteínas y carnitina, un quemador de grasas. La otra es la energizante, con cafeína y guaraná.

Las vende a $130 en botellas de 330 cc a través de sus redes sociales y está por empezar a distribuirlas en una cadena de gimnasios a nivel nacional. La proteica está pensada en una ocasión de consumo posactividad y la energizante, preactividad, explica Codoni.

"En los after, muchas veces yo veía que los deportistas o no tomaban nada o tomaban agua saborizada o batidos proteicos. Entonces pensé por qué no generar una cerveza que socialmente esté bien vista y que además sea sana", narra.

Codoni es licenciado en Marketing y trabajó durante años en el área de Relaciones Institucionales de compañías multinacionales.

A los 40 dejó de estar en relación de dependencia porque encontró su pasión cervecera influido la tradición familiar, conformada por inmigrantes de Austria. Al principio, comenzó a fabricarla para amigos y familiares.

Cuatro años atrás dio sus primeros pasos con una producción más tradicional, pero el diferencial llegó cuando, conversando con su cuñado, descubrió que había potencial para el mercado del fitness.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Encontrá tu Ikigai para darle vida a tu emprendimiento
  2. Qué se necesita para ser el emprendedor joven del año

Invirtó $500.000 y hoy produce unos 600 litros mensuales, aunque cuenta con capacidad de hasta 3000 litros.

"Empecé a averiguar y pensé, en primer lugar, que deporte y alcohol no iban de la mano. Así que tuve que encontrar la manera de hacer una receta 'tomable' que tenga el sabor y la espuma de la versión con alcohol", relata.

Para incorporar los aditivos (la proteína, el guaraná y la cafeína) recibió ayuda de su mujer, médica especializada en nutrición, que creó la receta final junto a él.

Para el futuro, espera masificar su producto más allá de Capital Federal y el Gran Buenos Aires y distribuirlo en canales relacionados con el deporte. Codoni también se entusiasma con poder llevar su cerveza fuera de la Argentina. Asegura que hay una versión proteica similar en Alemania, pero que en América Latina no hay nada similar.

"Proyectamos estar a fin de año colocando 2000 litros del producto en el mercado y, para 2020, triplicar esa cifra y comenzar a responder a los pedidos del exterior que estamos recibiendo", cierra.

Fuente: Sofía Terrile / lanacion.com.ar