domingo 02 de junio de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Argentinos

¿POR QUÉ A LOS ARGENTINOS NOS GUSTA TANTO HABLAR MAL DE NOSOTROS MISMOS?

5 de agosto de 2015 - 20:34

Mi charla fue en la mañana del viernes, cuando el viaje ya terminaba. Éramos cuatro panelistas y los que hablaron antes que yo todos transmitían una visión muy negativa del país. A juzgar por las caras y luego las preguntas que hicieron se notaba que en los cinco días en los que habían estado con interlocutores muy variados, NADIE les había transmitido una visión positiva. Escucharon sobre la inestabildad económica, la corrupción, la inseguridad, la anomia. Me dio mucha impotencia y decidí patear el tablero.

Cuando me tocó hablar, hice un silencio arranqué diciendo que me daba cuenta que habían escuchado muchas cosas malas acerca de la Argentina. Y que yo estaba en desacuerdo. Que este es un lugar muy bueno para vivir y para hacer negocios. Y pasé a dar mis razones detalladas para fundamentar lo que estaba diciendo. La cara de sorpresa de toda la audiencia y mis copanelistas me confirmó que había logrado el efecto que buscaba.

A puertas cerradas confieso que exageré un poco. El vaso nunca está totalmente lleno ni vacío. Por eso me resultaba muy frustrante ver nuestra obsesión generalizada por mostrarle a gente de afuera solo lo que nos falta (la parte vacía del vaso) y mostrarnos como un país desastroso sin mostrar nada de lo bueno que tenemos (la parte llena).

No se trata de promover un nacionalismo a ultranza ni de dejar de tener autocrítica y ver los montones de cosas que tenemos que mejorar como sociedad. Estamos lejos de ser un pueblo ideal y muchas de las cosas malas que los estudiantes escucharon de nosotros son reales. Los que leen este blog hace tiempo saben que hay muchas cosas de nuestro país que no me gustan y me ocupo de decirlo cada tanto (hay una selección de mis posts críticos en la sección de notas relacionadas al final de este post). Es fundamental que (puertas adentro) no nos engañemos respecto de todo lo que tenemos que cambiar y mejorar. Pero también es importante saber cuándo es el momento ante terceros de enfatizar lo positivo.

En lo personal, podemos sentir que estamos un poco gordos, que no nos gusta cómo nos queda la ropa, que tenemos caracter un poco podrido o que no nos está yendo bien en el laburo. ¡Pero nadie sería tan loco de contar todo eso a un/a desconocido/a en una primera cita! Al presentarnos, seducimos enfatizamos lo bueno, la mitad llena, sabiendo que el tiempo se ocupará de ir mostrando también nuestras flaquezas.

Cuando hablamos ante otros de nuestro país para mí debería ser igual, pero no es lo que observo. Me ha pasado eso mismo cuando me tocó participar de paneles sobre Argentina en universidades del exterior. Pareciera que disfrutamos perversamente de exhibir nuestras miserias. Yo no conozco otro pueblo que se ocupe con tanto ahínco de comunicar a los demás lo malos que son. Me fui del panel con la pregunta en mi cabeza: ¿Por qué será que a los argentinos nos gusta tanto hablar mal de nosotros mismos?

Foto: G. Cacakian

http://bilinkis.com/2014/09/por-que-nos-gusta-tanto-hablar-mal-de-nosotros/

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar