Edición Nº: | | Dolar: 183,74 192,74

China y Rusia, factores claves para el petróleo en 2023

La Agencia Internacional de Energía (AIE) afirmó en su reporte mensual que el crecimiento de la demanda de petróleo –impulsada, en su mayor parte, por la reapertura de China- podría generar un problema en la oferta, afectada por la menor producción de Rusia frente a las sanciones que recibió en los últimos meses.

La organización proyecta que la demanda de petróleo crecerá en 1,9 millones de barriles diarios, alcanzando así los 101,7 millones, un récord histórico.

Esta suba de la demanda, impulsada en casi la mitad por China, “apretará los equilibrios dado que la oferta de Rusia se ralentizará por el impacto de las sanciones”, señala el informe.

Condiciones globales

El organismo indicó que “la magnitud y la velocidad” de la reapertura del país asiático –el mayor consumidor mundial de crudo- son inciertas.

Por el momento, para los primeros tres meses del año la oferta mundial superará el consumo en casi 1 millón de barriles diarios, y el crecimiento en la demanda recién llegaría en el segundo trimestre.

La mayor fuente de crecimiento de demanda del petróleo sigue siendo el combustible para aviones (+840.000 barriles diarios).

En cuanto al origen geográfico, hubo una caída de 900.000 barriles diarios en el último trimestre de 2022 de los países de la OCDE por un debilitamiento en sus industrias, mientras que por fuera del bloque la demanda subió en 500.000 barriles por día.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Irán eleva su producción petrolera pese a sanciones de EE.UU.
  2. La CE aprobó la nacionalización de filial alemana de Gazprom

Respecto de la oferta, esta crecería menos que la demanda en todo el año, con un alza pronosticada de un millón de barriles diarios.

La producción de los países que no son miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) crecería en 1,9 millones de barriles diarios, liderada por Estados Unidos, Canadá, Brasil y Guyana.

En cambio, la producción de los países del cártel petrolero mermaría en 870.000 barriles por la caída esperada de la producción de Rusia: sólo en diciembre pasado, su oferta descendió en 200.000 barriles respecto de noviembre, debido al embargo dispuesto por la Unión Europea y el techo a su valor de compra establecido por los países del G7.

Un mundo que cambia

Pese al nuevo récord en la demanda y la oferta, la agencia internacional destacó los avances en la eficiencia energética y el “boom” en las ventas de autos eléctricos, lo cual evitó que la demanda sea mayor en 900.000 barriles diarios.

“Medidas como ésta son especialmente vitales en un mercado petrolero constreñido en la demanda”, afirma el reporte.

Respecto de la situación de Rusia, las menores exportaciones junto con el bajo precio del petróleo de los Urales (que llegó a valer US$ 40 el barril), hizo que los ingresos de Moscú cayeran en US$ 3.000 millones a US$ 12.600 millones.

Pese a la baja de sus exportaciones de petróleo, Rusia exportó en diciembre un récord de 1,2 millones de barriles diarios de diésel.

“Los ahorros en el uso de petróleo y el uso de las reservas gubernamentales mostraron su utilidad para manejar los riesgos de mercado durante la crisis energética desencadenada por la invasión rusa de Ucrania”, analizó la AIE sobre la situación del sector durante 2022.

“Estamos viendo signos verdes. Somos optimistas, pero somos cautelosamente optimistas”, dijo ayer el secretario general de la OPEP, Haitham Al-Ghais, sobre la perspectiva del petróleo para este año en una entrevista con Bloomberg durante el Foro Económico de Davos.

Según Al-Ghais, el crecimiento de la demanda en Asia –en particular, en China- permitiría compensar la desaceleración en el resto de la economía global.

En eso coincidió Amin Nasser, CEO de Aramco, la petrolera más grande del mundo, originaria de Arabia Saudita.

“Somos muy optimistas en términos de un retorno de la demanda al mercado. Estamos empezando a ver buenos signos desde China”, dijo Nasser en Davos.

Según Nasser, el mundo necesita entre 4 a 6 millones de barriles diarios en nueva producción, para compensar la caída natural en los yacimientos existentes.

Algunos bancos de Wall Street como Goldman Sachs ya pronostican un barril superando los US$ 100 para la segunda mitad del año, debido a la presión de la demanda mundial.