Edición Nº: | | Dolar: 117,55/ 123,55

Remarcan que un tercio de las desigualdades salariales se deben a las empresas

De acuerdo a un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), un tercio de las desigualdades salariales se debe únicamente a la política de remuneración de las firmas privadas y no a la calificación o a la experiencia de los trabajadores.

En ese sentido, la entidad indicó que se deben aplicar políticas específicas para corregir la esa brecha.

En el estudio sobre las diferencias de remuneraciones con datos de 20 países miembros, OCDE reflejó que las compañías, en la práctica, tienen un amplio margen de maniobra para fijar los salarios al margen de lo que hacen sus competidores.

"Los salarios no están exclusivamente determinados por las competencias" de los trabajadores sino que muchas firmas dan una prima de remuneración con respecto a otra para empleados con una cualificación y experiencia equivalente, resaltaron los autores del relevamiento.

Uno de los elementos "clave" que explica ese fenómeno es la productividad de las empresas, señaló en la presentación en línea del documento la economista jefe de la OCDE, Laurence Boone.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. El salario de la industria IT aumentó 107 por ciento en el último año y medio
  2. Esperan un aumento de la inversión privada en la construcción

En países con grandes diferencias de productividad entre las empresas, las desigualdades salariales son más grandes, graficó el experto.

Estados Unidos es, con mucha diferencia, el país de los 20 de la muestra con una mayor dispersión salarial, seguido por Estonia, Hungría, Canadá, Costa Rica, Japón y España. En el otro extremo están Finlandia, Alemania, Italia, Dinamarca y Suecia.

La economista jefe consideró que las políticas tradicionales para luchar contra las desigualdades de remuneración, que se centran en mejorar las cualificaciones o la experiencia, no bastan.

A eso contribuiría favorecer el aumento de la productividad de las firmas y la movilidad de los trabajadores, en particular la de los que tienen salarios más bajos.

También incrementar la competencia y la inversión en infraestructuras que agilicen la movilidad.