Edición Nº: | | Dolar: 98,94/ 104,94

La mano argentina en la transición de una célebre bodega familiar francesa

Teresa y Sofía Cassagne son dos hermanas que se toparon con la responsabilidad de liderar un cambio de época en Vignoble Rasse, una de las bodegas clásicas de la Costa Azul, en Francia.

Teresa es licenciada en Comunicaciones de la Universidad de Montpellier, con una maestría en Gestión de la Comunicación en la Universidad Austral.

Sofía es una abogada formada en la Universidad Católica Argentina (UCA), con especialización en la Universidad de París.

La experiencia de ambas contribuyó a que sea posible realizar una transición saludable de la empresa familiar vitivinícola antes de los desafíos del siglo XXI.

“Yo tengo mi consultora Daphnecom desde hace 10 años. Mi hermana se convirtió en socia hace dos años (del emprendimiento), para abrir mercados en Francia con un trabajo bicultural”, contó Teresa en una entrevista con SOMOS PYMES.

“Vignoble Rasse es una bodega familiar en la Costa Azul que yo había asesorado en materia de comunicación y marcas”, relató la emprendedora.

“Con la llegada de mi hermana, empezamos a asesorar el proceso de traspaso de cultura de lo que era la bodega hasta lo que va a ser ahora, que será tomada por los hijos de los dueños actuales, en lo que es la tercera generación de la bodega”, precisó la especialista en identidad de empresas y profesionales.

Cassagne describió que “la empresa funcionaba como un clan. La llevaba adelante el padre, que en los 90’ cedió la compañía a dos de sus trece hijos. Luego, se dividieron las tierras y ahora asesoramos a uno de ellos, que a su vez le dará su gestión a sus cuatro hijos”.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. La foodtech argentina que apuesta a los alimentos a base de plantas
  2. Fehrmann: "La inclusión es una manera de potenciar el negocio y reclutar los mejores talentos"

“Estamos trabajando para hacer una reformulación de negocio de esa bodega, que viene con una cultura muy fuerte de clan, para primero entender cómo vivirán cuatro familias, cuando antes vivía una sola”, subrayó la ejecutiva.

Y aclaró: “Ellos quieren mantener muchos elementos de la cultura de origen, que son muy positivos, porque es un lugar espectacular en la Costa Azul, muy turístico”.

“Le venden vino a toda esa zona, a los mejores restaurantes. Pero ahora intentamos generar nuevas unidades de negocios”, indicó Teresa, sobre las intenciones de expansión de la firma reconocida a nivel global.

“En ese sentido, pensamos que se puede explotar mucho más todo el terreno y no quedarnos solo con el viñedo. Por eso estamos llevando adelante otras bebidas, como algunas frutales, arte, gastronomía, eventos culturales y empresariales”, enfatizó la experta en gestión de emprendimientos.

Según Cassagne, “la idea es potenciar toda esa zona muy turística de La Provenza, para que cuatro familias vivan de lo que hoy solo vive una sola. El producto estrella sigue siendo el vino pero estamos trabajando el nuevo plan de negocio”.

“Estamos hablando con cada hermano para ver qué rol ocupará cada uno y cómo van a compartir y convivir, y qué va a recibir cada uno”, detalló.

Buscamos “consensuar los términos del pasado pero con cosas nuevas. Estamos en ese proceso para que ellos no tomen la empresa de un día para el otro”, dijo la ejecutiva.

Al estudiar más de cerca el caso de Vignoble Rasse, la especialista admitió que "muchas veces, se heredan empresas sin tener idea de cómo se gestionan”.

“Pasa en las PYMES familiares que los hijos toman la empresa de golpe y por diferentes motivos. Nosotros buscamos hacer una transición pacífica y tranquila, donde les preguntamos a los nuevos dueños qué es lo que quieren”, argumentó Cassagne en la charla con SOMOS PYMES.

“Hay tres cosas fundamentales. Primero, que cada uno tenga por escrito cómo es su cultura de negocio, trabajo e identidad. Saber quiénes son. A partir de su identidad pueden trasladar más fácilmente la empresa”, enfatizó.

“La segunda cuestión es preguntar qué rol quieren tomar, que les gustaría hacer en la empresa. Si quieren ser un consultor externo, si prefieren estar en la gestión, etc.”, declaró la especialista en comunicación.

Y añadió: “Lo tercero es que hagan esa transición con tiempo y varios meses de consenso. Que todos puedan hablar. El que gestione debe convocar a todos, sin perder la esencia. Si se rompe la esencia se cae todo”.

Para Cassagne, “una empresa es como un edificio; tenés que saber bien sobre que terreno estás haciendo los cimientos, para no hacerlo sobre tierras movedizas”.

“A esta empresa les viene yendo bien desde hace 60 años porque mantuvieron su cultura, es sólida a través del tiempo. Si una nueva generación llega y quiere cambiar la tierra, lo que tenía construido se va a tambalear”, exclamó.

“Actualmente, ya están haciendo eventos, verduras, nuevos varietales frutales. Y se duplicó la facturación”, reflejó la emprendedora.

Producción: Rodrigo Porto
Redacción: Mauro Torres