Edición Nº: | | Dolar: 41,41 / 43,61

La pelea comercial entre Estados Unidos y China continuará en el futuro cercano

La tregua acordada a fines de 2018 se quebró este viernes con la imposición por parte del presidente, Donald Trump, de nuevos aranceles a importaciones chinas, aunque ambas partes destacaron que las conversaciones continuarán.

"Hubo discusiones constructivas por ambas partes, es todo lo que voy a decir", dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin (izquierda), a los periodistas a la puerta de la Oficina del Representante de Comercio Exterior de Estados Unidos.

Instantes antes, Mnuchin había despedido con un cordial apretón de manos al jefe negociador chino, el viceprimer ministro Liu He, junto a Robert Lighthizer, el jefe de la parte estadounidense.

Liu aseguró que el diálogo fue "bien" y continuará en algún momento en el futuro. Poco después de aterrizar en Washington el jueves, Liu había señalado que llegó a EE.UU. "bajo presión, para mostrar la gran sinceridad de China".

Pero las conversaciones a contrarreloj, y una posterior cena de trabajo no dieron resultado.

La pasada medianoche comenzó a aplicarse la subida de aranceles del 10% al 25% a importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares, después de que Trump reprochara a China haber tratado de renegociar el acuerdo "en el último minuto".

Hasta ahora, esos productos chinos estaban sometidos a un gravamen menor, del 10%, y el cambio implica que a partir de ese momento casi la mitad de las importaciones chinas están sujetas a los aranceles del 25%, que ya afectaban desde el año pasado a otros 50.000 millones de dólares en bienes del gigante asiático.

"La relación entre el presidente Xi Jinping y yo sigue siendo muy fuerte, y las conversaciones continuarán en el futuro. Mientras tanto, EE.UU. ha impuesto aranceles a China, que pueden o no ser eliminados dependiendo en lo que pase respecto a futuras negociaciones", dijo Trump.

No obstante, el mandatario restó urgencia a la situación y apuntó que no hay necesidad de "apurarse" de cara próximos encuentros.

La respuesta desde China, que lamentó "profundamente" la medida, no tardó en llegar.

En un comunicado, el Ministerio de Comercio chino dijo que tendrá que adoptar "las contramedidas necesarias", aunque evitó precisarlas.

Pekín ya ha impuesto aranceles a importaciones estadounidenses por valor de 60.000 millones de dólares.

Desde el Consejo de Negocios EE.UU.-China, que engloba a las empresas estadounidenses con intereses en el mercado del gigante asiático, se insistió en la necesidad de continuar el diálogo con el objetivo de retirar estas barreras comerciales.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. El rojo comercial de Estados Unidos aumentó 1,5% en marzo
  2. Trump ve "posible" un acuerdo con China

"Cualquier acuerdo sustantivo debe incluir un plan de acción a medida que se realizan progresos para reducir y en última instancia retirar los aranceles que ambas partes han impuesto. Animamos a los negociadores a alcanzar un pacto tan pronto como sea posible antes de que se pierdan más empleo", dijo Doug Barry, portavoz de la asociación empresarial.

Los mercados financieros, que habían registrado caídas notables durante toda la semana tras la amenaza de Trump de nuevos aranceles, repuntaron levemente el viernes ante la posibilidad de que se retomen las conversaciones en el futuro próximo.

Desde diciembre, Pekín ha adoptado medidas de buena voluntad, como la bajada de aranceles a los vehículos importados de EEUU, la reanudación de la compra de soja o la presentación de un proyecto de ley para prohibir la transferencia forzada de tecnología.

Pero, como condición para no recrudecer sus aranceles, Washington quería también que Pekín se comprometiera a cambios estructurales en su economía, proteger la propiedad intelectual de las empresas estadounidenses y un mecanismo de penalizaciones que asegure el cumplimiento de los compromisos acordados por China.

Estas tensiones ha provocado inquietud y dudas sobre la evolución de la economía global.

En abril, el Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó sus últimas previsiones de crecimiento global, que redujo en dos décimas respecto a lo calculado en enero, hasta el 3,3%, como consecuencia de los efectos sobre la actividad mundial de la guerra comercial entre EE.UU. y China.

Fuente: EFE