miércoles 24 de abril de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Con la mira en expandirse

¿Cómo llegar al resto del mundo con mi Pyme?

Luego de crear la empresa, alcanzar objetivos y reinvertir ganancias llega un paso crucial. ¿De qué forma logro traspasar las fronteras con mi producto o servicio?
Somos Pymes | Facundo Gárriz
Por Facundo Gárriz 21 de julio de 2023 - 15:52

Llegar al mundo con el emprendimiento propio es el sueño de todos. Pero es quizás uno de los desafíos más difíciles en el mundo empresarial. Conocer un nuevo mercado, insertarse y lograr el éxito requiere de un plan adecuado y mucha resiliencia.

Existen dos caminos para llegar con un emprendimiento al exterior.

El primero es vendiendo productos o servicios a otros países, una posibilidad que hoy encuentra un desarrollo exponencial dentro de la industria del conocimiento.

Mientras que otra de las posibilidades es la apertura de sucursales en un país extanjero con una marca desarrollada en Argentina, que se ha vuelto muy común en la industria gastronómica.

Venderle a todo el mundo

Para lograr la internacionalización de una Pyme se debe encontrar clientes extranjeros interesados en los productos y servicios ofrecidos.

Hoy en día, Argentina es el segundo país a nivel regional en exportaciones de servicios de la industria del conocimiento y 38 a nivel mundial.

Un desarrollo que generó más de 40 mil puestos de trabajo en los últimos cinco años según el reporte 2021 de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI).

Según Aldo Kazakevich, miembro de la comisión directiva de CESSI, la gran ventaja de esta industria es que “requiere una inversión muy baja y se puede gestionar desde cualquier parte del país sin siquiera contar con oficinas físicas en los mercados target”. Así lo afirmó en diálogo con Somos Pymes.

Y agregó: “Desde el exterior valoran la versatilidad y la adaptabilidad a nuevas formas de trabajo, lo que permite desarrollar MVPs que excedan las expectativas”.

Aldo Kazakevich_CESSI.jpg
Aldo Kazakevich, miembro de la comisión directiva de CESSI.

Aldo Kazakevich, miembro de la comisión directiva de CESSI.

Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon (la primera entidad que nuclea a las empresas de la Economía del Conocimiento en Argentina), explica que “hay una continua expansión de la demanda global de servicios de conocimiento, con aumentos interanuales del orden del 20%, tanto en empleo como en exportaciones, siendo uno de los sectores con mayores posibilidades de crecimiento en el futuro inmediato”.

Pero no todo es tan optimista. Kazakevich por su parte advierte sobre las condiciones tributarias.

“A nivel mundial hay algunos países que cobran retenciones muy grandes (25/30% como el caso de Ecuador), por lo tanto es aconsejable investigar los acuerdos de doble tributación que existen entre Argentina y países como España o USA”, explica en este mismo sentido.

Desde Argencon en cambio advierten la falta de personas calificadas para cubrir los empleos tecnológicos.

Según Galeazzi “miles de excelentes profesionales trabajan individualmente para clientes del exterior cobrando en moneda extranjera, debilitando considerablemente la capacidad de las empresas de competir con proyectos serios en el mercado internacional”.

Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon.jpg
Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon.

Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon.

Un problema para el que Guido Mazzei, CEO de Agencia Eleven, ha “desarrollado una política alineada a los estándares internacionales, encauzada no solamente en buenos sueldos, sino también en beneficios, recompensas y un plan de carrera personalizado para cada empleados”.

De esta forma la startup Argentina logró que “sus empleados junior, con conocimientos básicos en el rol, logren las competencias necesarias para brindar servicios al mundo”.

Guido Mazzei, CEO de Agencia Eleven.jpg
Guido Mazzei, CEO de Agencia Eleven.

Guido Mazzei, CEO de Agencia Eleven.

Vender en todo el mundo

Otra de las posibilidades de llegar al mundo desde Argentina, es internacionalizando una marca o concepto desarrollado en el país.

Este es el caso de Ricardo Da Silva, un emprendedor argentino que emigró a Barcelona en donde encontró la posibilidad de desarrollar la propuesta gastronómica Plant-Based, con socios que actualmente lo hacen en Argentina y otros en el mercado europeo.

Según su experiencia: “lo primero a tener en cuenta para llevar a cabo esta aventura es entender la idiosincrasia, que en España suele engañarnos con el idioma, pero es mucho más que eso, es la forma determinada que una sociedad hace las cosas”.

Y la primera gran diferencia que un emprendedor argentino puede encontrar es la concepción del tiempo, según Da Silva “estamos acostumbrados a sacarle jugo al corto plazo porque creemos que no hay un mañana, o mejor dicho, no construimos un mañana en el que pensar. En cambio en España trabajan para que exista uno”.

Para quienes quieran animarse a esta posibilidad que brinda el mundo globalizado, Da Silva advierte que “los argentinos somos buenos detectando necesidades no satisfechas y en el mercado Español hay muchas oportunidades de desarrollo y de eventualmente triunfar” y pone su ejemplo “el nicho plant-based es nuevo en Madrid, que es un mercado muy tradicional en lo referente a la gastronomía”.

En una economía desarrollada hay que hacer las cosas bien. Lo primero es sondear el mercado, abrir una sociedad y luego una cuenta bancaria, no se trata de “empezar y ver cómo funciona, sino de realmente armar un plan de negocios y pensar más en el largo plazo y en la creación de valor”, explicó Da Silva.

Según una investigación del Estudio Canudas (especialista en franquicias) son 148 marcas argentinas las que tienen franquicias en 32 países del exterior que van desde Estados Unidos o España hasta Kuwait o Arabia Saudita.

Se estima que cerca del 10% de los franquiciantes tienen presencia en otros países con más de 1.500 puntos de ventas en el exterior, como el caso de Birra Bar.

Es así que la internacionalización está al alcance de toda Pyme Argentina que se anime a dar el salto. Oportunidades existen y según afirma Da Silva: “hay que poder vivirlo, no para darle la espalda a nuestro país, sino para mejorar nuestra experiencia y volver renovados”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar