lunes 22 de julio de 2024
  • Temas del Día

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Somos Pymes. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Nichos invencibles

Las joyerías resisten la crisis de la mano del valor del oro

Uno de los rubros con más historia, lujo y distinción es retratado por Miriam Testorelli, la heredera de una familia de tradición joyera.

Somos Pymes | Lorena Hak
Por Lorena Hak 12 de junio de 2024 - 15:25

En el fascinante mundo de las joyerías, la historia, la innovación y el valor emocional se entrelazan para crear piezas que van más allá de la simple decoración. La joyería es un rubro que ha evolucionado significativamente a lo largo de los siglos, manteniendo siempre su esencia de lujo y distinción.

Miriam Testorelli, heredera de una tradición joyera que se remonta a fines del siglo XIX, comparte la rica historia de su familia y cómo se ha adaptado el rubro a los tiempos modernos. "Mi bisabuelo vino de Suiza en 1886 y se instaló en San Isidro. Se dedicaba a todo lo que fuera precisión: relojería, reparación de armas, óptica. En esa época, la especialización era amplia y diversa," comenta Miriam a Somos Pymes, ilustrando los inicios versátiles del oficio joyero.

La historia de los Testorelli es emblemática. En 1913, el bisabuelo de Miriam fue el encargado de crear el reloj floral para la Plaza Mitre en San Isidro, un proyecto que involucró la importación de piezas de Alemania y que culminó con una gran celebración comunitaria. Esta mezcla de tradición, precisión y celebración sigue siendo una constante en el mundo de la joyería, porque donde hay una joya es que hay algo que celebrar.

Hoy en día, las joyerías no solo son un símbolo de lujo, sino también de inversión y personalización. Testorelli destaca cómo el valor del oro ha aumentado de manera constante, convirtiéndose en una inversión segura. "En 2004, la onza estaba a 400 dólares; en 2014, a 1200, y ahora está en 2300. Las joyas son una inversión que siempre rinde", afirma, señalando además que a diferencia de otras inversiones, las joyas no tributan después de su compra y pueden ser fácilmente heredadas sin intervención de terceros.

El valor emocional de las joyas también es un aspecto crucial del rubro. Las joyerías capturan y materializan momentos importantes en la vida de las personas. La empresaria compartió conmovedoras historias de cómo las joyas marcan hitos personales y familiares. "Cada vez que recibimos una joya, algo significativo ha ocurrido en nuestras vidas: un nacimiento, un cumpleaños, un compromiso. Las joyas tienen el poder de trascender a las personas, llevando consigo recuerdos y emociones".

El mercado de las joyas también se ha diversificado para incluir a todos los géneros y edades. La colección "Icon" de Testorelli, por ejemplo, está dirigida a un público joven, mientras que la línea "The Crown" atrae tanto a hombres como a mujeres, mostrando que las joyas pueden ser unisex y que cada vez más hombres se interesan por estos accesorios. "Desde la prehistoria, los hombres han utilizado joyas para distinguirse. Hoy, las joyas siguen proporcionando un sentido de distinción y reafirmación personal", menciona.

La innovación en el diseño y la utilización de nuevos materiales también son tendencias destacadas en la industria joyera. Colecciones como "Follow Me" de Testorelli incorporan onyx, malaquita y diamantes de colores, creando texturas y efectos visuales novedosos. "Estamos impulsionando en materiales nuevos para ofrecer distintas texturas y efectos," señala Testorelli, subrayando la capacidad del rubro de reinventarse constantemente.

Las joyerías también han adoptado prácticas más sostenibles y accesibles, ofreciendo alternativas en plata y personalización para que más personas puedan disfrutar de la joyería fina. "Fabricamos piezas personalizadas y adaptadas a las necesidades de nuestros clientes. Podemos ofrecer opciones en plata o crear diseños accesibles para todos", explica, destacando la flexibilidad y la inclusión.

Las joyas no solo embellecen, sino que también narran historias, celebran hitos y preservan recuerdos. La industria joyera sigue brillando con fuerza, adaptándose a los cambios y manteniendo su esencia atemporal de elegancia y distinción.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar