Edición Nº: | | Dolar: 94,71/ 100,71

ESPIRITUALIDAD Y EMPRESAS, PROGRAMA 16-SOMOS PYMES

En esta edición del programa, Claudio María Domínguez redundó sobre si merecemos la abundancia como seres humanos, sea en caso de tenerla o no.

“No debo acusar al otro de ser el responsable de mi falta de abundancia. El sistema de creencias que tenemos no tiene nada que ver con el merecimiento de una persona. Yo precipito a mi vida tanta abundancia o miseria, maravillas o golpes, como crea que me merezco”, puntualizó el conductor de ´Espiritualidad y Empresas`.

En ese sentido, Claudio dejó en claro que “cuanto más ames vas a tener una vida hermosa con gente alrededor que te va a rodear de felicidad. Si sos una persona que daña no podés ser feliz. Los humanos nacemos para ser felices y libres”, enfatizó.

Domínguez pidió dejar de lado aquello que nos retiene y desprenderse de lo que nos frena para seguir creciendo como individuos. “Me merezco siempre la abundancia y aunque no la haya vivido hasta ahora, siempre puedo modificar mi sistema de creencias mientras me dure este cuerpo en el planeta”, opinó al respecto.

En el segundo bloque, Claudio graficó que “hay tres características para que podamos tener abundancia. Hay que tener convicción para decir: ´sí, me la merezco y la quiero en este momento de mi vida`. Pero la primera de ellas es ser agradecido”.

“Agradecer por respirar, por poder discernir y pensar, por amar. Todo lo no agradecido será perdido”, añadió.

Asimismo, reflejó que “la segunda característica es ser una persona generosa. Dar mi energía, mi gratitud y tener el convencimiento de que puedo mejorar el planeta con mis actitudes. Un porcentaje de lo que tengo no me corresponde y eso es lo que debo dar al otro en tiempo, generosidad y atención”.

Y la tercera característica es ser humilde y “no sentirme superior a nadie, porque soy parte de la creación y cada uno cumple su juego en esta telenovela. No debo juzgar nunca a nadie desde la superioridad y de la diferencia que hay entre yo y otro”, pronunció Domínguez.

“Puedo ser una persona humilde y tener mucho siendo generoso y humilde. Si me lo merezco: ¡que se venga la buena!”, concluyó.

{blip}
{/blip}