Edición Nº: | | Dolar: 93,50/ 99,50

MUJERES INTENSAS, ELY IKONICOFF-SOMOS PYMES

 

"Lo nuestro está en el color, en el accesorio y en el momento positivo". La frase pertenece a Ely Ikonicoff, fundadora de Positivo y protagonista del primer programa de Mujeres Intensas, conducido por Jackie Maubré.

La joven emprendedora nos habló de la pasión por su trabajo y reveló de donde parte la motivación para llevar adelante un proyecto que va camino a las dos décadas de existencia.

"Una va tomando decisiones sobre la marcha y armando su propio diccionario. Vas profesionalizando las cosas que ameritan un negocio", expresó la creadora del emprendimiento basado en productos de diseño que dan una nueva dimensión a la moda.

"Yo creía que vender cosas lindas era el negocio. Mi familia viene del rubro textil y la moda, con lo cual siempre me llamaron la atención las cosas llamativas y las tendencias. Vengo mamando eso de chiquita. Pero con los accesorios fue mucho más porque me parece que le aportan el toque final a un look", explicó Ikonicoff.

Y destacó: "Bajo esa premisa pensé: por qué no armar un negocio que tenga que ver con un momento positivo".

"Había que sacar a la gente de un concepto de un mate de madera para pasar a un mate de color, que hace 16 años es el producto número 1. De pasar a tener un buda de color que te ponga positivo y que te energice con sólo mirarlo", explicó la emprendedora.

En ese sentido, Ikonicoff enfatizó: "Lo nuestro está en el color, en el accesorio y en el momento positivo".

En la segunda parte de la nota, la entrevistada describió cómo logró abrir su primer negocio, en la calle Migueletes del barrio porteño de Palermo.

"No hubo un plan maestro. Lo maestro fue hacer un plan. Nos acomodamos a lo que iba pasando. En ese entonces (1999) teníamos un local que ni siquiera estaba en una zona comercial. No podíamos tener un plan de negocios porque la gente no sabía lo que vendíamos", admitió la creadora de Positivo.

Nuestra idea fue "llevar a que la gente consuma el diseño como un regalo" y "romper las estructuras". Lo mío era "100 por ciento instinto" y tuve "que empezar a profesionalizarme porque si no (el negocio) no iba a durar", declaró Ikonicoff.

"Esto empezó siendo un negocio para el diseño industrial" y atrajo a "arquitectos, diseñadores de moda y productoras". Ahí "el concepto fue lo que tomó vida. Hoy trabajamos con 23 personas y tenemos cinco locales", graficó.

En cuanto a la perseverancia que necesita un emprendedor, Ely se refirió a lo sucedido en el 2001, cuando Argentina padeció una profunda crisis política y económica.

Esta problemática llevó a la empresa a mutar de un esquema importador para centrarse en la producción nacional. "Cada situación de crisis sacó después una nueva faceta" del negocio. "A la gente le encantaban los accesorios" que vendíamos y "la verdad es que salimos fortalecidos de esa situación", recordó la mujer de negocios.

"Sin la adaptación nosotros no existiríamos. El argentino tiene la flexibilidad que se necesita para atravesar este tipo de situaciones", enfatizó la empresaria.

Y remarcó: "Nuestra lema es pensar POSITIVO... y va a salir".

Por Mauro Torres, redactor de Somos Pymes

{blip}
{/blip}