23 de Noviembre de 2017

China hace un llamamiento a las potencias para generar nuevo paradigma comercial

Valora este artículo
(0 votos)

Medios

{blip}
{/blip}

El presidente de ese país, Xi Jinping, mostró el lunes sus planes para que los gobiernos asiáticos y europeos trabajen de forma más estrecha en finanzas, seguridad y una amplia gama de temas dentro de una iniciativa comercial liderada por Beijing.

El proyecto "Cinturón y Ruta" es la iniciativa extranjera más grande de China con la que Beijing busca estatura global para empatar su éxito económico.

La iniciativa pide ampliar el comercio en Asia, África y Europa con inversiones en puertos, ferrocarriles y otras infraestructuras, pero hay gobiernos como los de Rusia, Washington e India que están inquietos porque Beijing también lo está usando para ganar influencia política.

El presidente Xi Jinping (foto) ofreció un discurso el lunes mientras mandatarios de 30 países pusieron fin a una cumbre de dos días para promocionar la iniciativa. Aseguró que el proyecto "no tiene una agenda política", pero expresó la oportunidad de que los gobiernos formen parte en la iniciativa que coordinará la política financiera, en seguridad, tecnología y educación, áreas donde el estatus de China como economía más grande de Asia le permitirían dominar.

"Esperamos que a través del desarrollo de la Iniciativa de Cinturones y Carreteras demos paso a nuevas fuerzas para el crecimiento económico mundial", dijo Xi a los reporteros en un centro de conferencias en las colinas en el norte de la capital china.

La reunión de dos días incluyó al presidente ruso Vladimir Putin y al turco Recep Tayyip Erdogan. También acudieron los líderes de Italia, Hungría, Grecia, Kenia y la mayoría de los vecinos asiáticos de China. No hubo líderes importantes de Occidente.

Gran Bretaña, Francia y Alemania fueron representadas por funcionarios de comercio o finanzas. Estados Unidos mandó una delegación encabezada por el encargado de los temas de Asia del Consejo Nacional de Seguridad.

Un comunicado conjunto emitido por los líderes parecía elaborado con el fin de disipar los temores de que Beijing está tratando de crear un bloque dominado por China y reescribir las normas del comercio mundial.

Decenas de proyectos que forman parte de la Iniciativa de Cinturones y Carreteras -incluso vías ferroviarias y plantas de energía- han sido lanzados desde que Xi presentó la iniciativa en 2013.

La mayoría están financiados con préstamos de bancos estatales chinos, pero las autoridades han expresado su esperanza en que los proyectos atraigan a inversionistas privados.

Previamente, Xi aseguró que su gobierno "no tiene ningún deseo de imponer” su voluntad a los demás, pero convocó a otros gobiernos a una "integración económica" y a la cooperación en los campos de la regulación financiera, el antiterrorismo y la seguridad, en un mundo donde China -como la segunda economía mundial- busca convertirse en un actor cada vez más dominante.

Xi Jinping habló en Beijing durante su discurso inaugural de la conferencia "Cinturón y Ruta de la Seda" que durará dos días y a la que asisten los gobernantes de 29 naciones, entre ellos Vladimir Putin, de Rusia.

La conferencia sirve como una plataforma de impulso a la llamada "Iniciativa de Cinturones y Carreteras". Este es un intento más del presidente chino para promover su imagen como líder mundial y defensor del libre comercio, en contraste con el presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien ha pedido restricciones a las importaciones en su país.

La iniciativa pretende vincular a China con gran parte de Asia, Europa y África y promete miles de millones de dólares para proyectos con los que Beijing podría aumentar su influencia global.

La iniciativa requiere la construcción de puertos, ferrocarriles y otras instalaciones en un vasto arco de 65 países. Otros países han acogido la inversión con beneplácito, pero gobiernos como Estados Unidos, Rusia e India han expresado su inquietud por el hecho de que Beijing también esté utilizando el esfuerzo para aumentar su estatura política.

Xi dijo que China podría contribuir con 100.000 millones de yuanes (14.500 millones de dólares) al Fondo de la Ruta de la Seda establecido en 2014 para financiar proyectos de infraestructura y proporcionar asistencia por 60.000 millones de yuanes (8.700 millones de dólares) a los países en desarrollo y organizaciones internacionales que participen en la iniciativa tendente a reactivar una antigua ruta comercial.

Dos bancos chinos también presentarán programas de créditos por 380.000 millones de yuanes (55.000 millones de dólares) para apoyar la iniciativa, informó Xi.

"Debemos fomentar una visión de seguridad común, integral, cooperativa y sostenible", dijo Xi. Pidió una mayor acción contra el terrorismo y lo que llamó sus causas fundamentales: la pobreza y la injusticia social.

"Debemos construir una plataforma abierta de cooperación y sostener y desarrollar una economía mundial abierta", declaró el mandatario.

Fuente: AP

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar